sábado, septiembre 16, 2006

Asaltada por un miedo que paraliza, Laura largó un grito redondo y tempestuoso, como una noche de cabaret. Las hojas del árbol más cercano se estremecieron, las de los de más allá, no. Pero pronto olvidó el terror que la había invadido desde abajo, subiéndole por la uña del dedo gordo del pie y anclándose a la altura del talón, olvidó este terror y siguió juntando los profilácticos usados que descansaban jubilados sobre el suelo asfaltado. Sonrió satisfecha con el paisaje que se le presentaba ante los ojos, miles y miles de forros descartados por ahí, los juntaría y se los vendería a la planta de reciclaje del látex, desayunos continentales y mayordomos en pelotas se avistaban en un futuro cercano.
Carl paseaba por la zona aquella madrugada, hacía varios minutos que andaba con un cigarro virgen entre los dedos y encima sin encendedor encima. La vio a Laura, la primera persona que veía aquel día, y con su imagen la posibilidad de prender su cigarro. Se acercaba tranquilo y esperando que ella lo viese sin tener que llamarle la atención, cuando la maldita rodó hasta su posición y fue allí cuando la pisó.

9 comentarios:

breton dijo...

No, no tiene mucho sentido. Este blog me permite tales libertades.

P.D: Es culpa de Socram.

Pilates dijo...

Si, yo lo vi. Fue Socram.

Socram dijo...

Si, fui yo...
¿qué?

Socram dijo...

La culpa es de Slaves (no pongo su nombre)

yo dijo...

Duró lo que tenía que durar, lo que duran los hielos en un whisky on the rocks.

Socram dijo...

Lo que duran "dos peces" de hielo en un whisky on the rocks

Anónimo dijo...

no sabes qué es el surrealismo. no ofendas más.

Anónimo dijo...

rrebolhutiont

2046 dijo...

Dura poco lo interesante ¿simpre es así?

si editaran un fanzine,
es una alternativa...
o niet, no es operativa.
me gusta este blog y lo leeré poco a poco.

salute.
(V, de P A- Lima/Perú, para mayores señas)